Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

Complicaciones neurológicas de la enfermedad celiaca

Sep 01

Complicaciones neurológicas de la enfermedad celiaca

Para las personas celiacas, tener un diagnóstico a tiempo sobre su enfermedad es un paso muy importante ya que una vez empiezan a realizar la dieta sin gluten (DSG), los síntomas que sufrían debido a la ingesta del mismo empiezan a desaparecer y empiezan a experimentar los beneficios que conlleva someterse a las medidas recomendadas por su médico especialista.

Después de la DSG suele existir una mejoría clínica que aparece al poco tiempo de iniciarla, como ya comentábamos, paulatinamente los síntomas van desapareciendo, y en el caso de abandonarla vuelven a aparecer o recrudecerse. En niños existe además el problema añadido de estar en periodo de crecimiento. Una enfermedad como la celiaquía que lo interfiera puede repercutir de forma negativa en la talla adulta definitiva sin posibilidad de recuperación posterior.

Las características clínicas de la enfermedad celiaca (EC) difieren considerablemente en función de la edad de presentación, variando de un paciente a otro. Las presentaciones clínicas son múltiples y variadas, con presencia de uno o varios síntomas, signos y/o enfermedades asociadas. Es importante recordar la existencia de formas asintomáticas no infrecuentes, a pesar de estar activa la enfermedad, especialmente durante la adolescencia. 

La prevalencia de manifestaciones extraintestinales en la Enfermedad Celiaca (EC) es muy elevada entre los pacientes adultos, especialmente si se realiza una búsqueda intencionada. No es infrecuente que una de estas sea el motivo de consulta inicial, ya que algunos síntomas digestivos menores han podido pasar desapercibidos y nunca fueron motivo de consulta.

Aunque desde hace tiempo se conocen las posibles complicaciones neurológicas y su presencia ha sido ampliamente documentada. Los estudios más recientes recalcan la amplia variabilidad del espectro clínico y la posibilidad de que supongan la primera manifestación de la enfermedad, pudiendo aparecer además como complicación de una EC ya diagnosticada. Afectan a todas las etapas de la vida y, aunque suelen ser más frecuentes en adultos, también pueden aparecer en niños. En su etiopatogenia se han propuesto numerosas causas, entre las cuales destacan factores nutricionales, tóxicos, metabólicos e inmunológicos. Sin embargo, los datos a favor o en contra de cada uno de ellos son escasos y el origen de la alteración neurológica no se ha aclarado aún.

Algunos pacientes celiacos pueden desarrollar síntomas neurológicos debidos a la malabsorción de vitamina B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B6 (piridoxina), B12 (cobalamina) y vitamina E. Este tipo de deficiencias, es inusual salvo en formas graves y extensa afectación del intestino y pueden producir neuropatía periférica (deficiencias de Vit B12 y tiamina) y lesiones desmielinizantes del sistema nervioso central de mecanismo no aclarado. Otros síntomas neurológicos frecuentemente observados incluyen cefalea, vértigos y neuropatía periférica, consistente en sensación de quemazón, parestesias y entumecimiento de manos y piernas, síntomas que pueden aparecer hasta en el 50%, antes del diagnóstico.

Entre los trastornos neurológicos, ya presentes en la infancia y más sostensibles en adultos, como cefalea, hipotonía, alteraciones del aprendizaje y la conducta, retardo del desarrollo psicomotriz, epilepsia, ataxia, neuropatía periférica sensitiva. Algunos de estos trastornos como la hipotonía se resuelven después de años con DSG. Otros como la asociación de ataxia cerebelosa y de diversas formas de epilepsia, que no siempre guardan relación con la presencia de calcificaciones cerebrales en el lóbulo occipital con un pronóstico variable y en la que puede existir resistencia a la farmacoterapia y en el que la DSG es favorable si se administra precozmente.

También se ha descrito afectación muscular bien por atrofia debida a la malnutrición, tetania por malabsorción de calcio, vitamina D y de magnesio y debilidad y atrofia muscular por hipokaliemia. El retraso en el desarrollo y la hipotonía parecen ser los únicos síntomas neurológicos que claramente aparecen más en niños y se ha planteado que podrían estar en relación con el déficit de absorción de vitaminas E y B12 y carnitina.

Este texto es un extracto del artículo escrito por el prof. Federico Argüelles Martín, de la Un. Gastroenterología Pediátrica de Hosp. Univ. Virgen Macarena de Sevilla y el Dr. Cristóbal Coronel Rodríguez del Centro de Salud “Amante Laffón” de Sevilla, para la Revista MAZORCA Nº48.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Formación FACE
FACE ASISA