Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

¿Conoces cómo puede afectar a tus huesos la enfermedad celiaca?

Oct 02

¿Conoces cómo puede afectar a tus huesos la enfermedad celiaca?

Cuando una persona padece la Enfermedad Celiaca (EC) es importante que realice la Dieta Sin Gluten (DSG). Si no se sigue, son muchos los problemas de salud que podrían sufrir las personas celiacas. Aquí tenemos un ejemplo de las manifestaciones oseas de la EC.

La prevalencia de osteopenia y de osteoporosis, y como consecuencia un riesgo aumentado de fracturas, entre los pacientes con EC es alta, tanto en niños, como en adultos y es la consecuencia de una suma de factores como deficiencias en el transporte del ion calcio a través de la mucosa intestinal, malabsorción de vitamina D, hiperparatiroidismo secundario que promueve la movilización del calcio óseo agravando la osteopenia, y el efecto de los mediadores de la inflamación. La osteopenia y el riesgo de fracturas también aparece en pacientes asintomáticos o con formas de enteropatía leve, incluso sin atrofia vellositaria en comparación con la población general de su misma edad y sexo.

Los pacientes con EC padecen alteraciones óseas y musculares como osteoporosis, osteomalacia y tetania. Las causas de estos trastornos son el déficit de calcio y vitamina D, por déficit de absorción y/o aporte que en los niños puede llevar al raquitismo. Las grasas no absorbidas forman jabones cálcicos que limitan su absorción. Puede existir hipoparatiroidismo secundario y se ha descrito recientemente la agresión autoinmune de la matriz ósea. Existe un menor pico de masa ósea, con alto riesgo de deficiente contenido óseo mineral y menor resistencia ósea. La suplementación con vitamina D y calcio y el cumplimento de la DSG mejora la evolución, tanto en niños como en adultos.

Otras complicaciones asociadas a los niveles de calcio son cálculos renales de oxalato, así como la osteomalacia (ablandamiento de los huesos), osteopenia y osteoporosis. La densidad ósea puede mejorar notablemente una vez que se inicia la dieta sin gluten.

Algunas evidencias sugieren que los niños con un diagnóstico de EC que abandonaron la DSG, y permanecieron asintomáticos, en la edad adulta, desarrollaron osteoporosis, y alteración en la mineralización ósea, valorada mediante densitometría, una prueba fehaciente de que la dieta debería mantenerse de por vida. En otros casos se han descrito sutiles retrasos en la velocidad de crecimiento que podrían ser los mejores detectores de aquellos mal cumplidores continuos. Este dato es importante porque los pacientes que toleran el consumo "ocasional" de ciertas cantidades de gluten sin síntomas aparentes tienden a ser más incumplidores aunque existe una marcada diferencia individual de cada paciente en la respuesta.

Este texto es un extracto del artículo escrito por el prof. Federico Argüelles Martín, de la Un. Gastroenterología Pediátrica de Hosp. Univ. Virgen Macarena de Sevilla y el Dr. Cristóbal Coronel Rodríguez del Centro de Salud “Amante Laffón” de Sevilla, para la Revista MAZORCA Nº49.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Formación FACE
FACE ASISA