Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

Reportar comentario

Creo que a nadie le amarga un dulce...y yo este año que me han diagnosticado la celiaquia es cuando me da antojo de mantecados y polvorones, además ,en estas fechas un regalo parece que se multiplica por mil. Pues, mil gracias por la ilusión.