Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

Factores que influyen a la hora de desarrollar la enfermedad celiaca

Ago 18

Factores que influyen a la hora de desarrollar la enfermedad celiaca

Un estudio revela factores que pueden favorecer el desarrollo de la enfermedad celiaca en niños

Las infecciones virales circulantes podrían ayudar a explicar los patrones temporales y geográficos asociados con el riesgo de desarrollar la enfermedad celiaca en la infancia según una publicación en la revista “Archives of Disease in Childhood” sobre la conclusión de unos investigadores suecos.

 

Según esta investigación, el papel de la vitamina D durante el embarazo también puede tener un papel importante en el desarrollo de la enfermedad celiaca.

Estos investigadores suecos basan sus hallazgos en un estudio a largo plazo en el que han participado casi 2 millones de niños hasta la edad de 15 años que habían nacido en Suecia entre 1991 y 2009. En total, 6569 de estos niños de 47 hospitales de todo el país fueron diagnosticados con la enfermedad celíaca antes de la edad de 15 años.

En general, el riesgo de diagnóstico fue de alrededor de 10% mayor entre los niños nacidos en primavera (marzo-mayo), verano (junio-agosto) y otoño (septiembre-noviembre) de lo que era entre los nacidos en invierno (diciembre-febrero).

Pero los patrones estacionales difieren según la región. El riesgo de desarrollar la enfermedad celiaca fue mayor entre los niños nacidos en el sur del país (donde la luz solar en primavera y verano es más intensa) de lo que era en los niños nacidos en el norte del país (donde los manantiales son más fríos y los veranos más cortos).

Por otra parte, los niños diagnosticados antes de los 2 años de edad tenían un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad habiendo nacido en primavera, mientras que los diagnosticados después de esta edad se encontraban en mayor riesgo habiendo nacido en verano u otoño.

En el estudio se hizo una clasificación del año de nacimiento en tres períodos para ver si había alguna diferencia en las tendencias: 1991-1996, cuando hubo una epidemia de casos nuevos; 1997-2002, en que siguió a la epidemia; y 2003-2009, cuando la epidemia había amainado.

Esto demostró que los niños nacidos entre 1991 y 1996 estaban en mayor riesgo de ser diagnosticados con la enfermedad celiaca si hubieran nacido durante la primavera, mientras que los niños nacidos en 1997-2002 estaban en mayor riesgo si hubieran nacido durante el verano y otoño. Los nacidos entre 2003y 2009 estaban en mayor riesgo si hubieran nacido en el otoño.

El riesgo de desarrollar la enfermedad celiaca fue consistentemente más alto entre las niñas que entre los niños.

Se trata de un estudio observacional así que no hay conclusiones que se puedan sacar acerca de la causa y el efecto, añadido a lo que los autores del estudio no fueron capaces de recoger cualquier información sobre los factores potencialmente influyentes, tales como infecciones y estado de la vitamina D.

Pero, sin embargo, especulan acerca de las posibles explicaciones para sus hallazgos.

"Una hipótesis para el aumento de la enfermedad celiaca podría ser la estación de nacimiento, produciéndose un riesgo mayor  en los niños y niñas nacidos en primavera/verano, ya que a los bebés tienen más probabilidades de ser diagnosticados porque se introdujo el gluten en su dieta durante el otoño/invierno, una época caracterizada por la exposición a infecciones virales estacionales", declaran los investigadores.

“Las infecciones virales alteran las bacterias intestinales y aumentan la permeabilidad de las células que recubren el intestino, lo que podría provocar el desarrollo de la enfermedad celiaca”, informan.

Los niveles bajos de vitamina D también se han relacionado con enfermedades relacionadas con la inmunidad, como la esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria del intestino, y la diabetes tipo 1, aunque todos los niños en Suecia toman suplementos financiados por el estado de vitamina D a partir de 1 semana de edad hasta la edad de 2 años.

"Un posible vínculo restante a la luz solar y la vitamina D es que las mujeres embarazadas que dan a luz en primavera tienen los niveles más bajos de vitamina D durante la gestación tardía cuando la programación importante y el desarrollo del sistema inmune del feto se lleva a cabo," informan los investigadores.

1 comentario

  • Enlace al Comentario Ariana Argañaraz Jueves, 18 Agosto 2016 19:22 publicado por Ariana Argañaraz

    Muchas gracias por la información, me parece muy interesante. Me gustaría saber más acerca de esta investigación, podrían enviarme el titulo y autores del paper. Muchas gracias, saludos cordiales.

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.