Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

Certificar o asesorar ¿Cuál es la diferencia?

Nov 23

Certificar o asesorar ¿Cuál es la diferencia?

¿Qué significa que un restaurante esté asesorado por FACE?  ¿Qué es un producto certificado?

Es importante conocer el significado e identificar las diferencias que existen entre los términos certificar y asesorar. Si estas palabras se utilizan de forma incorrecta, puede crear confusión y enviar un mensaje erróneo sin quererlo. Por este motivo, FACE considera fundamental establecer una distinción entre ambas.

Según la Real Academia de la Lengua, el significado de estas palabras es el siguiente:

Certificar: 

  1. tr. Asegurar, afirmar, dar por cierto algo. U. t. c. prnl.
  2. tr. Obtener, mediante pago, un certificado o resguardo por el cual el servicio de correos se obliga a hacer llegar a sudestino una carta o un paquete que se ha de remitir por esa vía.
  3. tr. Der. Dicho de una autoridad competente: Hacer constar por escrito una realidad de hecho.
  4. intr. desus. Fijar, señalar con certeza.

Asesorar:

  1. tr. Dar consejo o dictamen.
  2. prnl. Tomar consejo del letrado asesor, o consultar su dictamen.
  3. prnl. Dicho de una persona: Tomar consejo de otra, o ilustrarse con su parecer.

Por lo tanto, ¿Cuál es la diferencia a nivel práctico en lo que se refiere al trabajo que realiza la Federación?

Se habla de productos certificados cuando un auditor perteneciente a una Entidad certificadora acreditada por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación) va a las instalaciones de una empresa a comprobar si ésta cumple los requisitos establecidos en los Reglamentos del Sistema de Licencia Europeo (ELS) o Marca de Garantía “Controlado por FACE”. Después de la auditoría anual, la entidad certificadora elabora un informe y, en caso de que el resultado de dicho informe sea satisfactorio, se emite el Certificado de conformidad.

Para que un producto obtenga la certificación debe estar correctamente envasado y etiquetado, por ello, antes del lanzamiento del producto se realiza la revisión de toda la información sobre el mismo por parte de FACE.

Además, la certificación puede aplicarse más fácilmente a los productos industriales, ya que el proceso de elaboración es mecánico, los protocolos de seguridad alimentaria son más rígidos y el producto final que llega al consumidor es el que es. No sufre ningún tipo de manipulación, una vez sale de la fábrica.

Por otro lado, FACE, a través de su programa FACE Restauración Sin Gluten/Gluten Free  siempre habla de asesorar a establecimientos o cadenas de restauración, nunca certifica ¿Por qué? Si FACE hiciese esto, estaría mintiendo. FACE establece convenios de colaboración para que las empresas reciban consejo y asesoramiento por parte del equipo de Calidad y Seguridad Alimentaria a la hora de formar a sus trabajadores, establecer protocolos para evitar la contaminación cruzada o elegir productos para elaborar los platos aptos para celiacos que van a ofrecer en sus cartas.

En este sentido, la labor de FACE y sus asociaciones consiste en dar a conocer la enfermedad celiaca en el sector de la restauración, ayudar en la elaboración de la oferta revisando los productos que van a utilizar y explicar cómo se deben manipular los alimentos para evitar la contaminación cruzada, con el fin de que el establecimiento ofrezca menús sin gluten seguros. Pero, ni FACE ni sus asociaciones pueden certificar restaurantes porque no tienen un equipo de auditores que apliquen un reglamento concreto, ya que como se ha mencionado anteriormente, los acuerdos entre los establecimientos y las asociaciones de celiacos son convenios de colaboración que, aunque detallan obligaciones a cumplir por ambas partes y son exigentes, no son comparables con los reglamentos que deben cumplir las industrias para elaborar productos certificados.

Además, la seguridad del producto envasado nunca puede compararse con el plato que recibe el comensal celiaco en la mesa, ya que en la elaboración de este último hay factores y procesos mucho más impredecibles, que no pueden auditarse por el momento, y que pueden afectar al producto final.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Formación FACE
FACE ASISA